Fachada Abotonada

Las fachadas abotonadas constituyen una significativa respuesta técnica a la aspiración de muchos arquitectos y propietarios de edificaciones modernas para lograr planteamientos minimalistas en cuanto se refiere a las fijaciones o soportes de las fachadas de cristal.

Las placas de vidrio que constituyen la fachada transmiten las cargas derivadas de su peso propio y de las fuerzas de viento actuantes sobre su superficie a fijaciones puntuales denominadas arañas, que las soportan en sus cuatro esquinas. Cada araña puede recibir las cargas tributarias provenientes desde uno hasta cuatro vidrios, según su ubicación relativa en la fachada y además deben corresponder a un diseño que permita la expresión de las dilataciones y de los movimientos diferenciales

Entre placas de cristal adyacentes queda un espacio libre, las cuales suelen ser selladas con elementos sellantes apropiados para garantizar hermeticidad.

s arañas son fabricadas bajo avanzados procesos de manufactura para garantizar la calidad y precisión requeridas para este tipo de sistemas y la materia prima utilizada para la fabricación es sometida a estrictas normas de control de calidad

Existen diversas alternativas para el transporte de las cargas a los elementos finales de soporte de la estructura, los cuales van desde el uso de los sistemas de cables y barras de fijación hasta tubos y cerchas bi o tridimensionales, siendo la escogencia final el resultado de un balance entre los gustos y preferencias del proyectista o del propietario y las determinantes específicas que puedan existir en la obra.

La preparación de un proyecto detallado y en ocasiones el cálculo específico de anclajes y fijaciones son elementos muy importantes a tomar en cuenta cuando se piensa en fachadas del tipo abotonado.